“Cuentos Perdidos” de Nina Peña

Si algo tienen las historias de Nina Peña que tanto nos encandilan es esa peculiar manera de expresar el amor en unas líneas. Reconozco estar iniciándome todavía en el universo de los autores independientes, pero hacerlo de la mano de Nina y sus Cuentos Perdidos ha resultado ser todo un placer. Autora de libros como Las sufragistas, ¿Cómo que a qué huelen las nubes?, Rosa de los vientos Palabras que sanan, que todavía tengo pendientes en mi lista de lecturas, recita a la perfección las frustraciones, los deseos, las pasiones y las preocupaciones del ser humano desde el interior.

No soy una buena escritora de reseñas literarias, pero creo que este maravilloso volumen publicado en 2016 bien merece unas líneas para expresar la profunda admiración que siento por su autora. Nina escribe sobre amor, un amor que se expresa no por diálogos profundos, sino desde el interior del personaje. Sin duda, el género romántico no es lo mío, aunque no podría definir esta colección de cuentos como tal. Para mí la lectura de Cuentos Perdidos ha sido mucho más que eso: el amor se expresa con voz de mujer en muchas ocasiones, pero también aparece representado en objetos inanimados que cobran vida. Otras veces, aunque las protagonistas de estas historias sean mujeres, el hombre también alza su voz para expresar desde el interior lo que significa el amor para él. El amor se expresa en sus múltiples variantes, la ruptura, el vacío y el amargor de una despedida o los sinsabores de la soledad, unidos de la mano del mar, que aparece constantemente en sus historias. Es tremendo cómo Nina es capaz de plasmar todas esas facetas en unos cuentos, pero sin duda hay que sentir mucho y muy fuerte para poder narrar esos sentimientos con tanto realismo en el papel.

El mar, una preciosa historia con la que inicia el volumen, habla de esos planes de futuro que se han truncado por el camino, y en la esperanza de encontrar felicidad en un lugar de donde otrora huíamos. La alcantarilla también habla de un destino fatal al que algunas almas parecen destinadas desde que nacen, compartiendo líneas con un amor tan inocente como puro. Borinquén, por otro lado, habla de la fugacidad del amor y los sentimientos encontrados que afloran cuando, pese a amar, el destino y las pasiones llaman a la puerta.

Tan solo son tres de los doce relatos que la autora nos regala en este volumen. He de decir que el mimo con el que expresa las emociones humanas, la calidez que inspiran sus líneas no restan agilidad a una lectura que es sorprendente y cautivadora. No está escrito para ser un bestseller en las listas de ventas de Amazon, algo que se agradece porque sus historias tienen algo que trasciende al puro argumento de las mismas.

Anuncios

3 comentarios

  1. Ains, me has dejado que no sé que decirte… una porque no me esperaba la reseña, y otra porque tus palabras me han dejado emocionada. Me alegra que las historias y la forma en que las siento al escribir puedan transmitir esas sensaciones que describes. Muchas gracias, de verdad. Un besazo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s